Oración contra la ira

Oración contra la ira

"Enséñame a ser dulce con todos, incluso con quienes me ofenden o se oponen a mí, e incluso conmigo mismo, para que no me derrumbe por mis defectos..."

San Francisco de Sales es conocido por su dulzura.

Pero en realidad tenía un fuerte temperamento. Mira la oración que escribió para pedir la ayuda de Dios para encontrar el camino de la dulzura cuando la ira se encendía en él:

«Con tu ayuda, Señor, quiero ejercitarme en la dulzura
a través de los encuentros y contratiempos diarios.

Tan pronto como me dé cuenta de que la ira se enciende en mí,
reuniré mis fuerzas -no violentamente, sino con dulzura
y buscaré restablecer mi corazón en la paz.

Sabiendo que no puedo hacer nada solo,
me ocuparé de invocarte para que me ayudes.

Enséñame a ser dulce con todos,
incluso con quienes me ofenden o se oponen a mí,
e incluso conmigo mismo,
para que no me derrumbe por mis defectos.

Cuando caiga a pesar de mis esfuerzos,
me levantaré dulcemente y diré:
«vamos, pobre corazón mío, levantémonos
y dejemos para siempre este hoyo,
recurramos a la misericordia de Dios,
que nos ayudará.

Amén».

La ira, una emoción a gestionar

Una mirada de desprecio, una palabra desafiante, un ruido desagradable, una expectativa incumplida, la repetición de un acto miserable,… Cualquier cosa puede remover algo en nuestro interior y encender en un momento nuestra ira.

Simplemente es una emoción, ni buena ni mala, aunque puede hacer mucho daño. Lo importante es cómo manejas la ira. ¿Sabes hacerlo?


AGREGADO POR: moregiza

FUENTE: Aleteia