Una oración para sanar los recuerdos del pasado

Una oración para sanar los recuerdos del pasado

Todos tenemos algo en nuestro pasado que ha tenido un impacto negativo en nuestra vida. Podría ser un recuerdo relacionado con un familiar, un desconocido o simplemente una mala decisión que tomamos. Sea lo que fuere, necesitamos depositarlo a los pies de nuestro Buen Pastor, que nos mira con bondad y desea nuestro bien.

Dios dijo al profeta Jeremías: “Porque yo conozco muy bien los planes que tengo proyectados sobre ustedes –oráculo del Señor–: son planes de prosperidad y no de desgracia, para asegurarles un porvenir y una esperanza” (Jeremías 29,11). Este pasaje por sí solo puede darnos consuelo, pero a veces necesitamos volcar nuestro corazón y llorar a Dios pidiéndole que nos sane.

San Agustín escribió una vez: “Confía el pasado a la misericordia de Dios, el presente al amor de Dios y el futuro a la providencia de Dios”. Ciertamente, no es una máxima fácil con la que vivir, pero es la única manera en la que podemos seguir adelante con nuestras vidas.

El Salmo 22 es una de las mejores oraciones para rezar por la curación de los recuerdos, nos une con Jesús en la cruz (Él mismo rezó la rezó allí) y cuando la rezamos somos sinceros con el dolor que sentimos en nuestro interior, pero terminamos nuestra oración alabando a Dios por su bondad para con nosotros. Rézala lentamente, invitando a Dios en tus recuerdos y pidiéndole que deposite su mano sanadora sobre tu cabeza y corazón.

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

¿Por qué estás lejos de mi clamor y mis gemidos?

Te invoco de día, y no respondes,

de noche, y no encuentro descanso;

y sin embargo, tú eres el Santo,

que reinas entre las alabanzas de Israel.

En ti confiaron nuestros padres:

confiaron, y tú los libraste;

clamaron a ti y fueron salvados,

confiaron en ti y no quedaron defraudados.

Pero yo soy un gusano, no un hombre;

la gente me escarnece y el pueblo me desprecia;

los que me ven, se burlan de mí,

hacen una mueca y mueven la cabeza, diciendo:

“Confió en el Señor, que él lo libre;

que lo salve, si lo quiere tanto”.

Tú, Señor, me sacaste del seno materno,

me confiaste al regazo de mi madre;

a ti fui entregado desde mi nacimiento,

desde el seno de mi madre, tú eres mi Dios.

No te quedes lejos, porque acecha el peligro

y no hay nadie para socorrerme.

 

Me rodea una manada de novillos,

me acorralan toros de Basán;

abren sus fauces contra mí

como leones rapaces y rugientes.

Soy como agua que se derrama

y todos mis huesos están dislocados;

mi corazón se ha vuelto como cera

y se derrite en mi interior;

mi garganta está seca como una teja

y la lengua se me pega al paladar.

Me rodea una jauría de perros,

me asalta una banda de malhechores;

taladran mis manos y mis pies

y me hunden en el polvo de la muerte.

Yo puedo contar todos mis huesos;

ellos me miran con aire de triunfo,

se reparten entre sí mi ropa

y sortean mi túnica.

Pero tú, Señor, no te quedes lejos;

tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme

Libra mi cuello de la espada

y mi vida de las garras del perro.

Sálvame de la boca del león,

salva a este pobre de los toros salvajes.

 

Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos,

te alabaré en medio de la asamblea:

“Alábenlo, los que temen al Señor;

glorifíquenlo, descendientes de Jacob;

témanlo, descendientes de Israel.

Porque él no ha mirado con desdén

ni ha despreciado la miseria del pobre:

no le ocultó su rostro

y lo escuchó cuando pidió auxilio”

Por eso te alabaré en la gran asamblea

y cumpliré mis votos delante de los fieles:

los pobres comerán hasta saciarse

y los que buscan al Señor lo alabarán.

¡Que sus corazones vivan para siempre!

 

Todos los confines de la tierra

se acordarán y volverán al Señor;

todas las familias de los pueblos

se postrarán en su presencia.

Porque sólo el Señor es rey

y él gobierna a las naciones.

Todos los que duermen en el sepulcro

se postrarán en su presencia;

todos los que bajaron a la tierra

doblarán la rodilla ante él,

y los que no tienen vida

glorificarán su poder.

Hablarán del Señor a la generación futura,

anunciarán su justicia a los que nacerán después,

porque esta es la obra del Señor.

Artículo originalmente publicado por Aleteia
compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *