¿Sirves a los demás o te sirves de ellos?

¿Sirves a los demás o te sirves de ellos?
por

¿Usas bien el poder que tienes? ¿O tienes una forma de amar que denigra, hiere y ofende?

Aveces queremos servir a los demás pero dudamos de nuestras motivaciones. Es sencillo decir con palabras lo que estoy dispuesto a hacer, a dar, a amar. Pero luego la vida es difícil y no es sencillo beber el cáliz o ser bautizado con Jesús.

No es tan agradable correr la misma suerte que Jesús y sufrir su misma muerte.

Temo todo aquello que rodea su vida en la tierra: el olvido y el rechazo, las persecuciones y el desprecio.

Me refugio en mis deseos, porque yo quiero los primeros puestos y la fama, el éxito y los logros. Deseo vencer y no perder. Triunfar y no fracasar.

Entregarse

Un día los discípulos de Jesús le confiesan que están dispuestos a todo, aunque no saben cómo será ese todo, ese seguimiento y esa entrega hasta dar la vida.

Jesús los ama y acepta con alegría su disponibilidad, quieren darlo todo porque lo aman.

Es bonito ver las cosas de esta forma. Están dispuestos a todo aunque duela el alma. Es lo que ellos quieren y yo también lo deseo.

Lo acepto con alegría aunque me quede sin esa vida que tanto amo. ¿Estoy dispuesto a dar la vida hasta el final?

He visto la vida como una carrera de obstáculos. Y he soñado con llegar al final en los primeros puestos.

Sé que estar dispuesto a perder la vida es un paso mayor, una audacia más grande.

Poder o servir

SUNSET

Me gustan el poder, el poseer, el control y los logros. Y Jesús me aclara que no tengo que ser como los hombres de este mundo:

«Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. Vosotros, nada de eso. El que quiera ser grande, sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por todos».

El poder puede acabar en tiranía. Un gobierno absoluto, una forma de amar que denigra, hiere y ofende.

Mandar de esa forma es lo que me ofrece el mundo hoy. Quiere que sea poderoso, quiere que mande por encima de todos.

El servicio a los demás, el ser esclavo, es todo lo contrario a lo que deseo. Me gusta tener el poder y mandar. Que los demás hagan lo que yo deseo. Que obedezcan mis órdenes y se adapten a mis puntos de vista.

La pregunta clave

El poder en sí no es malo si da vida a muchos, no siempre sucede. Decía el padre José Kentenich:

«Sólo tienen que ver lo siguiente: ¿estoy apegado a las cosas? ¿O puedo decir, con tranquilidad, “Mi Dios y mi todo”? Si este es el caso, entonces es correcto. No obstante, también me está permitido alegrarme del poder y del prestigio, sólo que no debo estar apegado de forma esclavizada a ellos. Deben ser peldaños orgánicos para llegar a Dios: mi Dios y mi todo».

King, Herbert. King Nº 2 El Poder del Amor

Respeto inmenso y desapego

SOUP KITCHEN

Usar bien el poder es una misión sagrada. Siempre tendré una cuota de poder. Podré decidir sobre algo, sobre alguien y tendré que hacerlo con un respeto inmenso, con una delicadeza sagrada.

Sin apegarme a lo que poseo, al poder que detento. Sin pretender quedarme siempre en el lugar que hoy habito. Sin querer retenerlo todo.

Para ello tengo que ser esclavo de Dios y siervo de los hombres.

Pero ese cambio de mirada no suele ser tan sencillo. Es necesario estar dispuesto a renunciar a todo por amor.

Aceptar que vengo a servir y no a ser servido. Reconocer mi pobreza y asumir que no puedo dedicarme a querer ser el mejor.

Cuando tengo poder, cuando alguien me lo da, cuando Dios lo pone en mis manos, puedo usarlo bien o puedo ser un tirano.

Le pido a Dios que me enseñe a servir con humildad, a mandar desde mi humanidad, a aceptar las críticas y las correcciones, a asumir que necesito a los demás para vivir.

Es un salto de fe y de confianza. Me gustaría vivir siempre sirviendo y no pensar tanto en mi honor, o en mi fama.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *