“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 21 de enero 2017

“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 21 de enero 2017

Oración del Medio día por el P. Rubén 21 de enero 2017

Hoy vemos cómo los propios de la parentela de Jesús se atreven a decir de Él que se había vuelto loco. Una vez más, se cumple el antiguo proverbio de que un profeta sólo en su patria y en su casa carece de prestigio. Esta lamentación no “salpica” a María Santísima, porque desde el primero hasta el último momento se mantuvo sólidamente firme en la fe y confianza hacia su Hijo.

Ahora bien, ¿y nosotros? ¡Hagamos examen! ¿Cuántas personas que viven a nuestro lado, que las tenemos a nuestro alcance, son luz para nuestras vidas? No nos es necesario ir muy lejos: pensemos en el Papa: ¿cuánta gente le siguió en su visita a México, y… al mismo tiempo, cuántos le interpretaban como un anticristo? ¿Es posible que Jesús todavía siga en la Cruz por nuestra salvación, y que nosotros, desde abajo, continuemos diciéndole baja y creeremos en ti?

O a la inversa. Si nos esforzamos por configurarnos con Cristo, nuestra presencia no resultará neutra para quienes interaccionan con nosotros por motivos de parentesco, trabajo, etc. Es más, a algunos les resultará molesta, porque les seremos un reclamo de conciencia. ¡Bien garantizado lo tenemos!: Si a mí me han perseguido, también los perseguirán a ustedes dijo Jesús. Mediante sus burlas esconderán su miedo; mediante sus descalificaciones harán una mala defensa.

¿Cuántas veces nos tachan a los católicos de ser “exagerados”? Les hemos de responder que no lo somos, porque en cuestiones de amor es imposible exagerar. Pero sí que es verdad que somos “radicales”, porque el amor es así de “totalizante”: o todo, o nada; o el amor mata al yo, o el yo mata al amor. Es por esto que san Juan Pablo II nos habló de “radicalismo evangélico” y de “no tener miedo”: En la causa del Reino no hay tiempo para mirar atrás, y menos para dejarse llevar por la pereza.

Rezo del Angelus

El Ángel del Señor anuncio a María y concibió por obra del Espíritu Santo, Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Y el verbo de Dios se hizo carne y habito entre nosotros. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Ruega por nosotros santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oración:

Te suplicamos Señor que derrames tu gracia en nuestras almas para los que por el anuncio del ángel hemos conocido la encarnación de tu hijo Jesucristo por su pasión y cruz seamos llevador a la gloria de la resurrección por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amen.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *