“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 13 de enero 2017

“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 13 de enero 2017

Oración del Medio día por el P. Rubén 13 de enero 2017

El evangelista hoy nos habla de la confianza y, para él, confiar en Dios es ponernos totalmente en sus manos, dejar que Él nos sane por dentro y por fuera.

Cuando vuelve a Cafarnaúm, cuatro personas llevando a un paralítico intentan llegar hasta Él a pesar del gentío que rodea a Jesús. Jesús cae en la cuenta de la confianza, la fe, que estas personas ponen en Él y sin pensarlo dos veces cura a este hombre que padece de parálisis. Lo hace a la vista de todos y en la lectura observamos que hay dos tipos de seguidores: los que confían y los que, a parte de no confiar, critican la actitud de Jesús. Deberíamos releer este evangelio varias veces, aplicárnoslo y caer en la cuenta qué tipo de seguidor/a soy. Sigo a Jesús ¿con total confianza? o por el contrario no lo sigo y encima niego la misericordia y el amor de Dios que se manifiesta a través de Jesús. Vivimos en una sociedad donde el sentido de pecado está casi perdido, incluso en los que nos decimos seguidores de Jesús, eso se observa en que cada vez frecuentamos menos el Sacramento de la Penitencia, aunque este sea comunitario. Casi nadie reconoce sus faltas, todo lo hacemos por inercia. Otros, si se reconocen pecadores, pero viven como si no lo fueran aunque hagan daño a todas aquellas personas con las que convive.

Cuando creemos realmente en Jesús, tenemos confianza en Él, nos dejamos llenar por su gracia, por su misericordia, por su amor y ello nos llevará a vivir libres, estaremos sanados integralmente.

En cambio si somos de las personas que viven en pecado continuo, sin reconocerlo y nuestra actitud es negar su misericordia y amor, siempre viviremos atados al pecado y nuestro cuerpo será esclavo de la enfermedad, pues el pecado daña. Tengamos confianza como la tuvo el paralítico y sanemos nuestra mente, nuestro corazón y nuestra vida.

Rezo del Angelus

El Ángel del Señor anuncio a María y concibió por obra del Espíritu Santo, Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Y el verbo de Dios se hizo carne y habito entre nosotros. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Ruega por nosotros santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oración:

Te suplicamos Señor que derrames tu gracia en nuestras almas para los que por el anuncio del ángel hemos conocido la encarnación de tu hijo Jesucristo por su pasión y cruz seamos llevador a la gloria de la resurrección por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amen.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *