“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 11 de enero 2017

“TEXTO Y AUDIO” DEL ANGELUS por el P. Rubén 11 de enero 2017

Oración del Medio día por el P. Rubén 11 de enero 2017

Jesús entra en la vida de todos aquellos que le dejan. Algunos lo hacen por necesidad, les piden la curación de sus males, el perdón de sus pecados,… le dejan entrar porque le necesitan. Otros, sin embargo, simplemente van a escucharle por curiosidad y sin saberlo, casi sin darse cuenta, le dejan entrar, a través de sus palabras, en sus corazones.

¿De qué tipo somos nosotros? ¿De los que le dejan entrar porque lo necesitan o de los que simplemente se dejaron atrapar? No es que haya mucha diferencia, al menos no en el texto evangélico, pero maticemos. Normalmente, cuando nos acercamos a alguien por necesidad, acabada la necesidad, acabada la relación, o como decimos por aquí: si te he visto no me acuerdo; sin embargo, cuando conocemos a alguien por curiosidad, despacio, así como quien no quiere la cosa, esa persona va calando en nosotros, la vamos descubriendo y nos va descubriendo, hasta que el tiempo hace el cariño.

Para estar con Jesús es preferible no necesitarle; sabemos que está ahí, como lo están los amigos, los padres, los hermanos. Nuestra relación con él debe ser construida día a día, paso a paso, oración a oración, ejemplo a ejemplo. Y no acordarnos de él sólo cuando el agua la tengamos al cuello. Él mismo lo dijo a sus discípulos antes de irse: siempre estaré entre ustedes.

Jesús siempre está ahí ayudándonos aunque no lo notemos. Es su ejemplo vital el que nos ilumina y nos anima. Cuando el mundo se nos hace cuesta arriba recordémoslo cargando la pesada cruz, cuando parezca que nadie nos escucha miremos al cielo como él hizo tantas veces al sentirse solo, cuando estemos enfermos recordemos que también él sufrió (es parte de nuestra naturaleza humana),… y no lo olvidemos nunca.

Rezo del Angelus

El Ángel del Señor anuncio a María y concibió por obra del Espíritu Santo, Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Y el verbo de Dios se hizo carne y habito entre nosotros. Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo, bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios ruega Señora por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte Amén.

Ruega por nosotros santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

Oración:

Te suplicamos Señor que derrames tu gracia en nuestras almas para los que por el anuncio del ángel hemos conocido la encarnación de tu hijo Jesucristo por su pasión y cruz seamos llevador a la gloria de la resurrección por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amen.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *