Oración de Vísperas 26 de Mayo 2019

Oración de Vísperas 26 de Mayo 2019

TIEMPO PASCUAL
DOMINGO DE SEMANA VI
Propio del Tiempo. Salterio II

26 de mayo

II VÍSPERAS
(Oración de la tarde)

INVOCACIÓN INICIAL

  1. Dios mío, ven en mi auxilio
    R.Señor, date prisa en socorrerme. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Aleluya.

    Himno: AL FIN SERÁ LA PAZ Y LA CORONA

    Al fin será la paz y la corona,
    los vítores, las palmas sacudidas,
    y un aleluya inmenso como el cielo
    para cantar la gloria del Mesías.

    Será el estrecho abrazo de los hombres,
    sin muerte, sin pecado, sin envidia;
    será el amor perfecto del encuentro,
    será como quien llora de alegría.

    Porque hoy remonta el vuelo el sepultado
    y va por el sendero de la vida
    a saciarse de gozo junto al Padre
    y a preparar la mesa de familia.

    Se fue, pero volvía, se mostraba,
    lo abrazaban, hablaba, compartía;
    y escondido la Iglesia lo contempla,
    lo adora más presente todavía.

    Hundimos en sus ojos la mirada,
    y ya es nuestra la historia que principia,
    nuestros son los laureles de su frente,
    aunque un día le dimos las espinas.

    Que el tiempo y el espacio limitados
    sumisos al Espíritu se rindan,
    y dejen paso a Cristo omnipotente,
    a quien gozoso el mundo glorifica. Amén.

    SALMODIA

    Ant 1. Dios resucitó a Cristo de entre los muertos y lo hizo sentar en su gloria. Aleluya.

    Salmo 109, 1-5. 7 – EL MESÍAS, REY Y SACERDOTE.

    Oráculo del Señor a mi Señor:
    «Siéntate a mi derecha,
    y haré de tus enemigos
    estrado de tus pies.»

    Desde Sión extenderá el Señor
    el poder de tu cetro:
    somete en la batalla a tus enemigos.

    «Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,
    entre esplendores sagrados;
    yo mismo te engendré, como rocío,
    antes de la aurora.»

    El Señor lo ha jurado y no se arrepiente:
    «Tú eres sacerdote eterno
    según el rito de Melquisedec.»

    El Señor a tu derecha, el día de su ira,
    quebrantará a los reyes.

    En su camino beberá del torrente,
    por eso levantará la cabeza.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. Dios resucitó a Cristo de entre los muertos y lo hizo sentar en su gloria. Aleluya.

    Ant 2. Habéis renunciado a los ídolos para consagraros al Dios vivo. Aleluya.

    Salmo 113 B – HIMNO AL DIOS VERDADERO.

    No a nosotros, Señor, no a nosotros,
    sino a tu nombre da la gloria;
    por tu bondad, por tu lealtad.
    ¿Por qué han de decir las naciones:
    «Dónde está su Dios»?

    Nuestro Dios está en el cielo,
    lo que quiere lo hace.
    Sus ídolos, en cambio, son plata y oro,
    hechura de manos humanas:

    tienen boca, y no hablan;
    tienen ojos, y no ven;
    tienen orejas, y no oyen;
    tienen nariz, y no huelen;

    tienen manos, y no tocan;
    tienen pies, y no andan;
    no tiene voz su garganta:
    que sean igual los que los hacen,
    cuantos confían en ellos.

    Israel confía en el Señor:
    él es su auxilio y su escudo.
    La casa de Aarón confía en el Señor:
    él es su auxilio y su escudo.
    Los fieles del Señor confían en el Señor:
    él es su auxilio y su escudo.

    Que el Señor se acuerde de nosotros y nos bendiga,
    bendiga a la casa de Israel,
    bendiga a la casa de Aarón;
    bendiga a los fieles del Señor,
    pequeños y grandes.

    Que el Señor os acreciente,
    a vosotros y a vuestros hijos;
    benditos seáis del Señor,
    que hizo el cielo y la tierra.
    El cielo pertenece al Señor,
    la tierra se la ha dado a los hombres.

    Los muertos ya no alaban al Señor,
    ni los que bajan al silencio.
    Nosotros, sí, bendeciremos al Señor
    ahora y por siempre.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. Habéis renunciado a los ídolos para consagraros al Dios vivo. Aleluya.

    Ant 3. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

    Cántico: LAS BODAS DEL CORDERO – Cf. Ap 19,1-2, 5-7

    El cántico siguiente se dice con todos los Aleluya intercalados cuando el oficio es cantado. Cuando el Oficio se dice sin canto es suficiente decir el Aleluya sólo al principio y al final de cada estrofa.

    Aleluya.
    La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios
    (R. Aleluya)
    porque sus juicios son verdaderos y justos.
    R. Aleluya, (aleluya).

    Aleluya.
    Alabad al Señor sus siervos todos.
    (R. Aleluya)
    Los que le teméis, pequeños y grandes.
    R. Aleluya, (aleluya).

    Aleluya.
    Porque reina el Señor, nuestro Dios, dueño de todo.
    (R. Aleluya)
    Alegrémonos y gocemos y démosle gracias.
    R. Aleluya, (aleluya).

    Aleluya.
    Llegó la boda del cordero.
    (R. Aleluya)
    Su esposa se ha embellecido.
    R. Aleluya, (aleluya).

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios. Aleluya.

    LECTURA BREVE Hb 10, 12-14

    Cristo, habiendo ofrecido un solo sacrificio en expiación de los pecados, está sentado para siempre a la diestra de Dios, y espera el tiempo que falta «hasta que sus enemigos sean puestos por escabel de sus pies». Así, con una sola oblación, ha llevado para siempre a la perfección en la gloria a los que ha santificado.

    RESPONSORIO BREVE

    V. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.
    R. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

    V. Y se ha aparecido a Simón.
    R. Aleluya, aleluya.

    V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    R. Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya, aleluya.

    CÁNTICO EVANGÉLICO

    Ant. La paz os dejo, mi paz os doy. Aleluya

    Cántico de María. ALEGRÍA DEL ALMA EN EL SEÑOR Lc 1, 46-55

    Proclama mi alma la grandeza del Señor,
    se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
    porque ha mirado la humillación de su esclava.

    Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
    porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
    su nombre es santo,
    y su misericordia llega a sus fieles
    de generación en generación.

    El hace proezas con su brazo:
    dispersa a los soberbios de corazón,
    derriba del trono a los poderosos
    y enaltece a los humildes,
    a los hambrientos los colma de bienes
    y a los ricos los despide vacíos.

    Auxilia a Israel, su siervo,
    acordándose de su misericordia
    -como lo había prometido a nuestros padres-
    en favor de Abraham y su descendencia por siempre.

    Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
    Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

    Ant. La paz os dejo, mi paz os doy. Aleluya

    PRECES

    Oremos a Dios Padre, que resucitó a su Hijo Jesucristo y lo exaltó a su derecha, y digámosle:

    Haz que participemos, Señor, de la gloria de Cristo.

    Padre justo, que por la victoria de la cruz elevaste a Cristo sobre la tierra,
    atrae hacia él a todos los hombres.

    Por tu Hijo glorificado, envía, Señor, sobre tu Iglesia al Espíritu Santo,
    a fin de que tu pueblo sea en medio del mundo signo de la unidad de los hombres.

    Conserva en la fe de su bautismo a la nueva prole renacida del agua y del Espíritu Santo,
    para que alcance la vida eterna.

    Por tu Hijo glorificado, ayuda, Señor, a los que sufren, da la libertad a los presos, la salud a los enfermos
    y la abundancia de tus bienes a todos los hombres.

    Se pueden añadir algunas intenciones libres

    A nuestros hermanos difuntos, a quienes mientras vivían en este mundo diste el cuerpo y la sangre de tu Hijo glorioso,
    concédeles la gloria de la resurrección en el último día.

    Terminemos nuestra oración con las palabras del Señor:

    Padre nuestro…

    ORACION

    Concédenos, Dios todopoderoso, continuar celebrando con amor ferviente estos días de alegría en honor de Cristo resucitado, y que los misterios que estamos recordando transformen nuestra vida y se manifiesten en nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. Amén

    CONCLUSIÓN

    V. El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
    R. Amén.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *