SER MONJA NO VALE LA PENA…

SER MONJA NO VALE LA PENA...
por
SER MONJA NO VALE LA PENA...

SER MONJA NO VALE LA PENA…

“Ser monja no vale la pena” dijo la psicóloga que contestó a la pregunta: ¿Qué piensa la sociedad del Distrito Federal sobre la vida consagrada.
Eran las 4:30 p.m. del sábado primero de agosto de 2015, cuando 500 monjas de clausura se apiñaban en el salón San Pablo de la Plaza mariana en la Basílica de Guadalupe, -se sentía mucho calor-, pero las religiosas escuchaban atentas el punto de vista de los panelistas en el Congreso nacional sobre la vida consagrada.
Me sorprendió escuchar a la joven psicóloga que les preguntó: “¿Son capaces de aguantar los que les voy a decir?” Pues, después de encuestar a diferentes sectores de la sociedad, había concluido que para la mayoría de las personas que no van a la Iglesia: “ser monja no vale la pena”; “el mundo las ve como mujeres no realizadas, cobardes, que han evadido los problemas del mundo, que temen a los retos y que, por alguna frustración, se han escondido tras los muros de los conventos”.
Al finaliza el panel, Mons. Salvador Rangel, responsable de la Dimensión episcopal de la vida consagrada, agradeció a la psicóloga y demás panelistas su participación, y acto seguido, en procesión con aquellas consagradas nos dirigimos al templo expiatorio de Cristo Rey para un encuentro personal con Jesús sacramentado.
Las monjas pudieron entonces preguntarle cara a cara a Jesús: “¿Señor para qué nos llamaste? ¿Vale la pena consumir la vida adorando tu presencia? ¿Tiene sentido hacer oración por la salvación de la humanidad?”… Y Jesús, permaneció en silencio… Sólo pudieron contemplar una vez más a su Señor crucificado, despojado, abandonado, rechazado por los exitosos de su tiempo, descartado, insultado, zaherido y olvidado de todos, menos de las monjas contemplativas, de esas inútiles a los ojos del mundo, que acompañan con su vida al gran perdedor: Jesucristo, el salvador del mundo, salvador de los que lo aceptan y de los que lo rechazan.
Al salir de la adoración se me acercó una joven religiosa, con sus ojos brillantes, su rostro luminoso y su sonrisa franca y me dijo con firme voz: “Ser monja vale la pena”.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *