Seamos promotores del bien, de la paz, del perdón y de reconciliación

Seamos promotores del bien, de la paz, del perdón y de reconciliación

Al iniciar su homilía del XIII Domingo del Tiempo Ordinario, Mons. Raúl dijo que este mensaje que hemos recibido tomando en cuenta esta palabra del Señor el texto del Evangelio. Dijo que por supuesto que para los apóstoles fue una ofensa el que Jesús no fuera recibido en aquella población de samaria puesto que para los apóstoles, Jesús era alguien valioso, ya para ese tiempo. Por lo tanto que no le recibiera aquella gente era una ofensa ya que se trataba de alguien con esa característica muy propia que ya iban descubriendo los apóstoles en Jesús. Pero sobre todo, seguramente a los apóstoles les hizo sentir mal, sólo por el hecho de que supieron aquellas gentes de Samaria que Jesús iba a Jerusalén al igual que los apóstoles que lo acompañaban, bastaba con que fueran a Jerusalén para que ya se diera aquel motivo de rechazo, de no aceptación por parte de los samaritanos y esto les hizo sentir mas incomodos a los apóstoles cometiendo una injusticia por tal conducta de rechazo, qué tenia que ver que fueran a Jerusalén si antes querían pasar a Samaria. Sólo pues este sentido de división que por supuesto ya se tenia desde tiempo atrás.

En su homilía, Mons. Raúl continuó diciendo que el enojo de los apóstoles fue grande de tal manera que ahí está Santiago y Juan, ambos expresando que les callera un fuego del cielo y que acabara con esa gente irrespetuosa, insolente. Pedir que caiga fuego del cielo no es pedir cualquier tipo de fuego. No es lo mismo el fuego que nosotros podemos producir que el fuego que venga del cielo. Hay una diferencia cualitativa. Así es de que lo que estaban pidiendo no es cualquier cosa de desquite para castigarles. Si alguien lo ve desde ese sentido de falta de respeto para Jesús y Para quienes están con Jesús por lo que vale Jesús por ser quien es alomejor pudieran decir que tenían razón los apóstoles de enojarse de sentirse incomodos y de comenzar a pensar que aquello se realizara.

Para reflexionar sobre nuestra realidad hoy, Mons. Raúl mencionó que como lo que puede ocurrir entre nosotros cuando alguien comete una injusticia, como cuando a alguien se le descubre por ser corrupto por hacer cosas malvadas que pareciera ser que está haciendo todo bien pero por debajo está haciendo toda una artimaña de mentiras y de cosas que no deben de darse. Cosas sucias.

Mons. Raúl, destacó que ahí está la respuesta por parte de Jesús hacia los Apóstoles. Nos dice el evangelista que Jesús se volvió hacia a ellos: hacia a Santiago y Juan, y no tan solo con una mirada así, como, ¿qué pasa con ustedes? sino con su misma palabra los reprendió dice el evangelista. Que esto entendiéramos en la actualidad.

Miren como queremos hacer de este tipo de reacciones contra quienes están haciendo mal las cosas. Miren como estamos involucrándonos cada ves más desasosiegos de esta naturaleza. Cuantas marchas, cuantos levantamientos de esta índole, como se anuncia y como socialmente se busca desestabilizar por un enojo, porque lo que está haciendo la otra parte, ésta mal y se le estará descubriendo en lo que esta haciendo mal pero que manera de reaccionar.

Como debemos de entender nosotros los que somos seguidores de Jesús y que queremos tomar en cuenta su mensaje con esa disposición con ese animo de corazón para actuar de manera diferente. Así como lo dice Juan: no a la manera del mundo, no en el estilo de cómo parece que está bien reaccionar, sino a la manera del seguidor de Jesús, a la manera del discípulo de Cristo, a la manera de la familia de Dios, con otro espíritu, con otra actitud. Y no precisamente porque se este de acuerdo a aquello que está haciendo aquella otra parte, de injusticia, de corrupción, aquel que está tomando conductas malvadas que no pueden realmente aceptarse, no por eso. Jesús para nada hace referencia de que lo que están haciendo los samaritanos está bien. No han entendido otra cosa, así han sido formados, que bien también lo pudiera decir Jesús, sin embargo, no hace saber esto sino aquella actitud violenta, algo que no puede estar en nuestro corazón y en nuestro animo, una enseñanza muy actual para nosotros hoy, una enseñanza para estos tiempos tan llenos de violencia y reacciones de esta naturaleza.

Ojala esta población, este municipio y los demás no aprendiéramos a llevar a cabo de este tipo de reacciones entre unos y otros, que realmente como vemos las cosas, como que vamos en un proceso de aprendizaje de darnos agolpes unos a otros, de desestabilizarnos, de provocar zancadilla, de elevar el tono de voz para desquiciarnos. Ojalá y no aprendamos esto aún cuando así van las cosas.

A nivel de todas estas redes sociales, realmente encontramos aspectos muy positivos, cómo se van entrelazando proyectos bondadosos, cómo se van uniendo voluntades para hacer algunas cosas bien para bien de muchos, pero, cuantas otras por todo lo contrario. Cómo va cundiendo la difamación, cómo va cundiendo dividir grupos, acciones, persona, partidos y un sin numero de cosas que allí van apareciendo.

Antes de concluir su homilía, Mons. Raúl dijo que hemos de tener cuidado hermanos, atendiendo este mensaje del Señor, porque Jesús realmente se vuelve hacia quien no actúa si somos nosotros se vuelve hacia nosotros, si actuamos de esa manera, si dejamos de actuar conforme lo que Él pide nos reprenderá o nos está reprendiendo. De distintas maneras Él puede hacernos saber. Mencionó que ahora con este mensaje nos invita a que tengamos cuidado de no proceder de esta manera ante situaciones muy reales que nos ocurren y que hoy por hoy tenemos a flor de piel. Mons. Raúl, invitó a tener cuidado, dijo que seamos promotores del bien, de la paz, del perdón, de la reconciliación y en todo aquello que esté a nuestro alcance de favorecer una enseñanza muy evangélica, no proceder con maldad, con malas intenciones y con ese espíritu de desestabilizar de descontrolar de hacer que las cosas no se den bien. Concluyó.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *