¿Sabías que puedes rezar el Rosario a San José? Aquí te explicamos qué es y cómo rezarlo

¿Sabías que puedes rezar el Rosario a San José? Aquí te explicamos qué es y cómo rezarlo
por

Al igual que con la Virgen María, los católicos podemos rezar el Santo Rosario a San José para meditar sobre la vida de Jesús bajo la paternal mirada del Santo Custodio, pedirle su intercesión y encomendarnos a la protección del patrono de la Iglesia universal.

San José es descrito como “justo” en las Sagradas Escrituras y es considerado por los santos a lo largo de la historia como un poderoso intercesor ante su hijo Jesús. Entre ellos están Santa Teresa de Ávila, San Francisco de Sales, San Alfonso de Ligorio, San Pío de Pietrelcina, el Papa San Pío X y otros.

Posiblemente, el padre adoptivo de Cristo es el santo más importante de la Iglesia Católica, por eso existen diversas oraciones con las que los fieles le expresan su profunda devoción, entre ellas está la Coronilla o Santo Rosario a San José.

La devoción por el Rosario a San José inició en 1871, cuando a través del Breve Inclytum Patriarcham, el Papa Pío IX proclamó promover la devoción al Padre adoptivo de Cristo como santo católico, y alentó al pueblo a acudir a él con piedad y “una confianza sin límites”.

El Beato Pío IX declaró a San José como patrono de la Iglesia universal hace 150 años. Para conmemorar esta fecha, el Papa Francisco publicó la carta apostólica Patris corde y declaró el Año de San José desde el 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021.

Durante este tiempo de gracia, el Santo Padre animó a los católicos a fortalecer su vida de fe a ejemplo del santo. En este periodo, los fieles que se confiesen, comulguen y recen por las intenciones del Papa, pueden alcanzar indulgencia plenaria de varias formas, entre ellas, está encomendarse al santo en sus labores diarias, y rezar el Rosario en familia.

El Rosario a San José nos lleva “a rememorar la vida de José, fiel esposo de nuestra Madre María y hombre de valor que de manera perfecta asumió la protección y crianza de Jesús en sus etapas de infante, además de ser el más fiel seguidor de un Cristo a quien reconoció como su señor e hijo de Dios”, señaló la Arquidiócesis de Milwaukee, Wisconsin (Estados Unidos).

Los fieles suelen rezar esta especial oración para pedir la intercesión del patriarca de la Sagrada Familia al momento de afrontar situaciones difíciles o que parecen imposibles. Además, se suelen encomendar a él los trabajadores, padres, maestros y enfermos, de quien es santo patrono.

“Ya lo decía el Papa Pío IX y lo ratificaba Juan Pablo II, que José en su vida superó muchas pruebas para ganarse siempre la bendición de Dios, por lo que es capaz de ayudarnos con su poderosa gracia y bendición a solucionar los casos más increíbles por lo que desde la Iglesia se considera que para el rosario a San José casos imposibles no existen”, señaló la Arquidiócesis.

“También podemos pedir a San José por su iluminación para poder ser ese guía de nuestra familia o tener la fortaleza para poder ser el impulsor de nuestros allegados. San José, de la casa de David, nos enseña el verdadero modelo de un padre ejemplar, pero también el de hijo de Dios, responsable y bondadoso”, agregó.

El Rosario a San José suele rezarse en la forma de un septenario, que son cinco o siete grupos de siete cuentas violetas, donde cada grupo representa un misterio y están separados entre sí por una cuenta blanca donde se anuncia el misterio. El color violeta simboliza la piedad de San José y el blanco su castidad y pureza. En lugar de la cruz, suele llevar la medalla de San José.

En caso no se disponga de este rosario particular, es posible utilizar el rosario mariano tradicional de cinco misterios y diez cuentas. Solo se debe reemplazar el “Ave María” por el “Dios te salve José” y meditar un misterio por decena desde la perspectiva del padre adoptivo de Cristo.

A continuación, te presentamos los pasos para rezar el Rosario a San José:

1. Hacer la señal de la Cruz:

“En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”

2. Rezar la Oración a San José:

“Oh San José, que con amor trabajaste la madera para en esta vida, vida pasajera, a tu familia el pan de cada día proveer. Oh San José, ahora en el Cielo con Cristo, que extendido en el madero en el que vida eterna al hombre dio, enséñanos a reconocer en el quehacer de cada día el camino hacia Dios”.

3. Presentar el Misterio que corresponda:

A continuación los siete Misterios de San José:

1. La anunciación a San José (Mateo 1:18-21)
2. El nacimiento de Jesús (Mateo 2:1-12; Lucas 2:1-20)
3. La circuncisión y la atribución del nombre de Jesús (Lucas 2:21, Mateo 1:20-21)
4. La presentación en el Templo (Lucas 2:22-38)
5. La huida a Egipto (Mateo 2:13-15)
6. El regreso a Nazaret (Mt 2:23)
7. El niño Jesús perdido y hallado en el Templo (Lucas 2:44-46)

4. Rezar un Padre Nuestro

5. Rezar la oración “Dios te salve, José” en cada cuenta del misterio:

“Dios te salve, José, lleno de la gracia divina.
Entre tus brazos descansó el Salvador y ante tus ojos creció.
Bendito eres entre todos los hombres,
y bendito es Jesús, el hijo divino de tu virginal esposa.
San José, padre adoptivo de Jesús,
ayúdanos en nuestras necesidades familiares, de salud y de trabajo,
hasta el fin de nuestros días, y socórrenos a la hora de nuestra muerte. Amén”.

Otra opción es: “Salve, San José, hombre justo, Dios te escogió como esposo de María y Jesús te honró con el nombre de padre. Salve, custodio del Redentor y protector de la Iglesia universal, protege nuestras familias y asístenos en la hora de la muerte. Amén”.

6. Al terminar cada misterio, rezar un Gloria

7. Rezar la oración “Acuérdate” a San José:

“Acuérdate, oh castísimo esposo de la Virgen María, San José, mi amable protector, que nunca se oyó decir que alguno de aquellos que invocaron tu protección e imploraran tu socorro, hubiese quedado sin consuelo. Lleno de confianza, me presento ante ti y me encomiendo con fervor a tu patrocinio. No desatiendas mis oraciones, oh padre adoptivo del Redentor, más bien escúchalas y acógelas. Amén

8. Rezar las Letanías a San José

“Señor, ten misericordia de nosotros (bis)
Cristo, ten misericordia de nosotros. (bis)
Señor, ten misericordia de nosotros. (bis)
Cristo óyenos. (bis)
Cristo escúchanos. (bis)
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
San José, ruega por nosotros.
Ilustre descendiente de David, ruega por nosotros.
Luz de los Patriarcas, ruega por nosotros.
Esposo de la Madre de Dios, ruega por nosotros.
Casto guardián de la Virgen, ruega por nosotros.
Padre nutricio del Hijo de Dios, ruega por nosotros.
Celoso defensor de Cristo, ruega por nosotros.
Jefe de la Sagrada Familia, ruega por nosotros.
San José, justísimo, ruega por nosotros.
San José, castísimo, ruega por nosotros.
San José, prudentísimo, ruega por nosotros.
San José, valentísimo, ruega por nosotros.
San José, fidelísimo, ruega por nosotros.
Espejo de paciencia, ruega por nosotros.
Amante de la pobreza, ruega por nosotros.
Modelo de trabajadores, ruega por nosotros.
Gloria de la vida doméstica, ruega por nosotros.
Custodio de Vírgenes, ruega por nosotros.
Sostén de las familias, ruega por nosotros.
Consuelo de los desgraciados, ruega por nosotros.
Esperanza de los enfermos, ruega por nosotros.
Patrón de los moribundos, ruega por nosotros.
Terror de los demonios, ruega por nosotros.
Protector de la Santa Iglesia, ruega por nosotros.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros.

9. Rezar esta oración (opcional) y hacer la señal de la Cruz:

“¡Oh Dios, que con inefable providencia te dignaste elegir a San José para esposo de tu Santísima Madre; te rogamos nos concedas tenerlo como intercesor en el Cielo, ya que lo veneramos como protector en la tierra. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén”.

Si desea más información sobre cómo rezar el Rosario de San José, puede visitar el sitio web del apostolado católico digital “Hozana”, o la guía de la Arquidiócesis de Milwaukee AQUÍ.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *