El matrimonio que hace 75 años creaba a Jorge, el mono más curioso

El matrimonio que hace 75 años creaba a Jorge, el mono más curioso

¿Alguna vez te has preguntado si Dios, allí, en el Cielo, pone el Belén? Si es así, ¿qué figuras utiliza para decorarlo? Tiene que tener el mejor nacimiento del mundo, la cosa más bonita que hayamos visto, ¿no? ¡Qué intriga! Vamos a averiguarlo.

“Al principio, Dios quiso poner un belén y creó el universo para adornar la cuna. Primero inventó el tiempo, y lo dividió en meses, en semanas, en días, que estaban formados por millones de años, que son como instantes para Dios. Y empezó su trabajo.” Así empieza “El Belén que puso Dios”, un libro editado por Ediciones Palabra y escrito por Enrique Monasterio, un narrador que te cautivará desde el principio. Él mismo nos pregunta: “¿Habéis visto cómo se iluminan lentamente los elementos de un paisaje cuando amanece en el campo? Pues así Dios creó el mundo y así fue saliendo este libro”.

Estamos ante una gran elección de lectura para Navidad, pero también para cualquier día del año, porque, como hemos visto, ya en el comienzo el lector puede percatarse de que este belén es la maravillosa obra de arte con que Dios quiso coronar el mundo desde mucho antes de la Creación.

Cuando ya nos hemos olvidado de que estamos leyendo y nos hemos sumergido en un espectáculo divino donde Dios es el centro de todo lo que Él mismo ha hecho, observamos la belleza de una estrella que cumple una misión majestuosa. Y de ahí a un borrico trabajador que también tiene un papel imprescindible en esta historia.

Entonces, aparecemos tú y yo. Pero esta historia hay que leerla para participar de ella, ya que se trata de un espectáculo universal en el que todos tenemos un objetivo preciso. Entonces, necesitaremos llegar al final y ser libres para asistir a ese humilde y gozoso festín.

Su propio autor nos demuestra que la razón poética es mucho más luminosa que la razón, para cuando lo que se pretende contar es una historia tan apasionante como esta. No puedes dejar pasar esta oportunidad de entrar en El Belén que puso Dios.

untitled

Artículo originalmente publicado por Aleteia

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *