“¿Quieres ser mi amigo?” es una pregunta común en las redes sociales

"¿Quieres ser mi amigo?" es una pregunta común en las redes sociales

¿Un amigo en las redes sociales es un amigo? A principios de enero de 2017, el Tribunal de Casación francés dio una respuesta legal a esta pregunta, mencionando en un fallo que “el término ‘amigo’ empleado para designar a las personas que aceptan entrar en contacto a través de redes sociales no refiere a relaciones de amistad en el sentido tradicional del término”.

Con la cuestión tan legalmente aclarada, podemos concretar valorando que un amigo de la vida real puede ser también un amigo en línea. Pero no todos nuestros “amigos” en línea son necesariamente amigos en la vida real.

En efecto, estamos conectados con viejos conocidos, colegas del trabajo, familiares más o menos cercanos… La noción de amistad tal y como la veníamos conociendo se pone en tela de juicio.

¿Pierde su valor en las redes sociales? ¿Las redes contribuyen a su pérdida o mantenimiento?

En el transcurso de nuestra investigación, encontramos varios discursos. Algunas personas consideran positiva la expansión de las amistades a través de las redes sociales, mientras que otras ven las redes digitales con peores ojos.

He aquí algunos pros y contras que permitirán matizar la perspectiva de los lectores.

DGLImages – Shutterstock

En contra: las redes sociales destruyen y distorsionan las amistades

Una noción de amistad que despierta dudas 

En las redes sociales, a veces podemos tener cientos de “amigos”. Aristóteles dijo: “El amigo de todo el mundo no es un amigo”.

Pero, ¿qué significa el término “amigo”? Según el diccionario Larousse, es una persona con la que nos une la amistad.

Sin embargo, entre nuestros muchos “amigos” en línea, a veces están presentes simples conocidos, colegas de trabajo, compañeros de clase, familiares… Una mezcla enorme que constituye nuestro entorno de allegados, reales y/o virtuales.

Al final, la noción de amistad parece alterarse: ¿sigue significando lo mismo o algo en absoluto? Porque, en un principio, un amigo es alguien con quien compartimos algo más que una simple pantalla

Una intimidad al descubierto

Cuando aceptamos registrarnos en las redes sociales, también aceptamos compartir información que nos concierne. Así como tenemos acceso a la privacidad del otro,él puede acceder a la nuestra.

Es cierto que podemos controlar lo que publicamos, pero nuestra presencia en las redes ya marca el inicio de una incursión en nuestro espacio personal.

Participamos en un grupo, creamos un círculo de amigos, nos gustan publicaciones o las comentamos y, así, nuestras opiniones se hacen abiertamente públicas. Esto puede ser una fuente de conflicto y crear problemas con los amigos en la vida real, si se producen malentendidos o malinterpretaciones.

La obligación de formalizar

La muy solemne petición de amistad nos obliga a tomar una decisión: responder sí o no.

A partir del momento en que aceptamos, estamos “formalizando”nuestra relación con esa persona, según explica Antonio Casilli, sociólogo, en el reportaje Treize minutes después de la publicación de su libro Les liaisons numériques, vers une nouvelle sociabilité ? [Los vínculos digitales, ¿hacia una nueva sociabilidad?].

Por lo tanto, después de nuestra confirmación, todo nuestro círculo de conocidos sabrá que tenemos una conexión con una u otra persona, ya no hay discreción.

Fue precisamente después de un conflicto surgido a raíz de este problema que el Tribunal de Casación de Francia dictó su sentencia a principios de este año.

De hecho, varios casos habían suscitado preocupación en los tribunales, ya que, por ejemplo, los jueces eran “amigos” en las redes sociales de abogados de uno u otro lado en el momento de un juicio.

Por tanto, era necesario redefinir el término “amigo”, ya que el que los contactos fueran visibles públicamente podría provocar conflictos de intereses.

Una mayor dificultad para comprender la soledad

La filósofa Anne Dalsuet es autora de T’es sur Facebook ? – Qu’est-ce que les réseaux sociaux ont changé à l’amitié ? [¿Estás en Facebook? ¿Cómo han cambiado la amistad las redes sociales?]. En una entrevista para les Inrockuptibles, valora que “la soledad se deprecia o se dificulta”.

Según ella, de hecho, “esta inmersión digital nos impide ver el mundo de otra manera que no sea bajo el régimen de proximidad y disponibilidad. Las redes sociales han marcado el fin de un mundo de separación”.

Así, favoreciendo los contactos continuos y permanentes, perdemos el hábito de disfrutar de momentos de soledad y, a veces, cuando llegan, no los toleramos bien.

Vivimos en la hiperconexión y perdemos nuestras referencias tan pronto dejamos de tener noticias instantáneas de esos amigos o familiares, generalmente disponibles en unos pocos clics.

Mat Hayward – Shutterstock

A favor: las redes sociales son un plus para las amistades

Un medio de comunicación rápido y eficaz

A pesar de los aspectos negativos de las redes sociales, debemos reconocer que constituyen un excelente medio de comunicación.

En el pasado, solíamos escribir cartas a nuestros amigos, ahora todo está digitalizado, es más rápido y eficiente.

Incluso podemos utilizar comunicaciones de grupo en las que todos pueden participar activa y regularmente.

Podemos compartir fotos, historias y archivos con nuestros amigos al instante. ¡Todo un ahorro de tiempo!

Una relación de amistad a pesar del tiempo y la distancia.

Internet, ¿qué mejor medio para conservar el contacto? Anne Dalsuet, también durante su entrevista, añade que “la noción de distancia o lejanía se ha transformado”.

Will Reader, doctor en psicología en el Reino Unido, dice que aunque la mayoría de las amistades se hacen fuera de las redes sociales,las redes pueden ayudar a mantener relaciones que antes se perdían por dificultades geográficas y falta de tiempo.

Así pues, las redes sociales son una ventaja innegable en el mantenimiento de las amistades ya existentes. Gracias a su facilidad y rapidez, permiten a los amigos enfrentarse a dos cosas que podrían perjudicar su relación: el tiempo y la distancia.

Sin perjuicios a una amistad preexistente

En el mencionado reportaje, Antonio Casilli añade que las amistades preexistentes no se ven modificadas por estas redes sociales. Según él, “se añaden pero no la sustituyen”.

Por lo tanto, es posible poseer y ampliar una red de amigos en línea sin afectar a nuestras amistades en la vida real. La amistad puede incluso verse realzada en línea, ya que se ha vuelto más “oficial”.

Dos realidades que se complementan

Al final, en la práctica de nuestra vida cotidiana, parece que las dos realidades pueden complementarse.

Estamos conectados, pero todavía podemos continuar disfrutando de momentos con nuestros amigos en la vida real.

Las redes sociales te permiten almacenar recuerdoscompartir anécdotas, crear otra forma de comunicación entre amigos, adicional a las actividades de la vida real.

El caso de las amistades nacidas en línea

Otro aspecto que se puede abordar es el de la amistad nacida en las redes sociales.

De hecho, se nos conduce y anima a conocer a otras personas a través de estas plataformas, por el hecho de ser amigos de un amigo o compartir grupos de interés sobre un determinado tema.

Algunas personas se muestran escépticas, mientras que otras crean lazos muy sólidos.

En cualquier caso, parece que mientras se respeten los fundamentos de la amistad, es decir, saber compartir, confiar, respetar… sería posible establecer una relación duradera con alguien.

Esto es lo que podríamos llamar la “magia” de Internet.

Con la desmaterialización, es posible tener amigos que nunca hemos conocido en persona, pero que sin embargo son oídos atentos y personas de confianza.

La cuestión está en saber protegerse y respetar las opiniones de cada uno. En lo que respecta a las redes sociales, depende de cada uno matizar su visión y adoptar el comportamiento que mejor le convenga.

Ya sea real o virtual, lo importante es respetar, protegerse y actuar con libertad y confianza.

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *