¿Por qué pedir la bendición a un sacerdote?

¿Por qué pedir la bendición a un sacerdote?
por

Conoce el poder de un sacramental que aparece en la Biblia y forma parte de la vida de la Iglesia

En el nº 1667Catecismo de la Iglesia Católica leemos lo siguiente:

“La Santa Madre Iglesia instituyó, además (de los sacramentos), los sacramentales. Estos son signos sagrados con los que, imitando de alguna manera a los sacramentos, se expresan efectos, sobre todo espirituales, obtenidos por la intercesión de la Iglesia”.

Los sacramentales más importantes son, precisamente, las bendiciones.

Lo primero que debe saberse es que no son sacramentos, y por ello no tienen sus efectos. No confieren la gracia -la llamada gracia santificante-, como sí hacen los sacramentos.

La fuerza de un sacramental

Entonces, ¿no tienen más utilidad que la simbólica, ser un signo, un recordatorio? Tampoco es así.

Ya en punto del Catecismo citado señala que hay efectos. Un poco más explícito es el nº 1670:

“Los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo a la manera de los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella”.

Las llamadas Orientaciones Generales del Bendicional -el libro litúrgico que recoge las diversas bendiciones-, muestran lo que la Iglesia espera con las bendiciones:

“Invita a los hombres a alabar a Dios, los anima a pedir su protección, los exhorta a hacerse dignos de su misericordia merced a una vida santa y utiliza ciertas plegarias para impetrar sus beneficios y obtener un feliz resultado en aquello que solicitan”.

La oración de la Iglesia está en una bendición

La clave para entender esto es “intercesión de la Iglesia” u “oración de la Iglesia”.

Siempre hemos rezado unos por otros, confiando en el poder de la oración para que el prójimo se convierta u obtenga ayuda divina, la que necesite.

Cuando se piden favores espirituales para otros, no es que esa oración confiera la gracia como un sacramento. Pero sirve, entre otras cosas, para ayudar a acercarse a los sacramentos; por ejemplo, a arrepentirse y decidirse a acudir al sacramento de la Penitencia.

Pues bien, en el caso de las bendiciones quien reza es la Iglesia como tal. De ahí que tengan una importancia considerable.

Una antigua tradición bíblica

A esto conviene añadir que hay muchos pasajes bíblicos que muestran la importancia de las bendiciones, sobre todo las que realiza Dios mismo, como las recibidas por los patriarcas, especialmente Abraham.

Todavía no había sacramentos entonces, pero era patente la ayuda divina que llevaban consigo estas bendiciones.

La Iglesia continúa con esta tradición, que se remonta tan atrás, e implora por sus fieles a través de las bendiciones.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *