Para pedir beneficios a Dios es necesario hacerlo con fe y confianza

Para pedir beneficios a Dios es necesario hacerlo con fe y confianza
por

Para pedir beneficios a Dios es necesario hacerlo con fe y confianza

Homilía del IX domingo ordinario

(PCT) La tarde de este domingo 29 de mayo Mons. Raúl Gómez presidió la Santa Misa en Catedral.  Ofreció esta celebración por la necesidad que hay en nuestro país en este momento de cuidar la institución familiar comenzando por el núcleo mismo, el matrimonio (papá mamá, hijos). Pidió al Señor ilumine al Presidente de la República y a las Autoridades para que se respete la unión sagrada del hombre y mujer formando un matrimonio civil o sacramental, sin acabar con los principios que nos permitirán vivir siempre de mejor manera para poder tener un desarrollo más completo, integral, más de futuro.

Mons. Raúl reflexionó sobre el Evangelio de este día, sobre la actuación de Jesús para acceder a la petición del Centurión para otorgar el beneficio a aquel que no era parte del pueblo de Israel pero al que Jesús le concedió el beneficio de curar a su criado, los enviados le dicen a Jesús que el Centurión no se hace presente porque no se siente digno a lo que Jesús atiende de manera concreta, eficiente y el criado fue curado aun cuando no llegó a la casa del Centurión.

Cuantas cosas hace Dios sin que realmente toque con su mano lo que sana, alivia, revitaliza. Nuestras oraciones y plegarias no necesitan hacer una acción estrepitosa, monumental para poder sacar de Dios el beneficio que necesitamos, lo podemos hacer de forma silenciosa.

Es muy importante la fe, así lo hace saber Jesús, una fe bien puesta, centrada, desde esa confianza puesta en Él, así como lo hizo el Centurión, con esa disponibilidad y apertura, no tuvo que decir un gran mensaje a Jesús solo confió en Él y en lo que puede hacer.

Compartió que en ocaciones hacemos ritualismos para sacar de Dios el beneficio que necesitamos, es parte de nuestra realidad humana, pero cuidado cuando nos anclamos de estos símbolos y se deja de lado la fe misma. Mons. Raúl invitó hacer una evaluación personal de como es lo que hago yo cuando le quiero pedir algo al Señor o mostrarle mi gratitud, ¿lo hago con fe puesta en él? o pongo mi solicitud en la veladora o flor que llevo, o en el agua bendita que voy a recibir, todo esto son signos llenos de respeto pero hay que tener cuidado en nuestra fe hay que orientarla a la persona de Jesus más que a los objetos que están al rededor de la persona de Jesús.

El Centurión se centro y dirigió directamente la solicitud a la persona de Jesús dejando de lado los rituales que pudiera realizar en sus creencias, lo hizo directamente hacia Jesús.

Para pedir beneficios a Dios es necesario hacerlo con una fe clara, con la confianza puesta en Dios, con fe transparente.

También invitó a que seamos transmisores de esta enseñanza que Jesús nos da: “Seamos transmisores de esta enseñanza para todos aquellos hermanos que dan más valor a los signos-símbolos religiosos que a una fe transparente, cercana, viva hacia Jesús nuestro hermano, nuestro redentor, nuestro salvador”.

Pastoral de la Comunicación

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *