Nuestro Obispo

Nuestro Obispo
por

S.E. MONS. RAÚL GÓMEZ GONZÁLEZ

Primer Obispo de Tenancingo

BIOGRAFÍA 
S.E. Mons. Raúl Gómez González
Nació en Capilla de Guadalupe, Jal, el 17 de febrero de 1954.

Realizados los estudios eclesiásticos, respectivamente, en el Seminario de Guadalajara y en el de San Juan de los Lagos, recibió la ordenación sacerdotal el 23 de abril de 1983 en la Catedral Basílica de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, de manos del entonces Obispo de esa Diócesis, S.E. Mons. Dn. José López Lara.
Años después fue enviado a Roma en donde obtuvo la licenciatura en Teología Moral, en el Instituto Superior de Teología Moral -Academia Alfonsiana- de la Pontificia Universidad Lateranense, cursando, al mismo tiempo y durante dos años, algunos estudios en la Escuela de Música Sacra “Ludovico Da Vittoria”.
En su Diócesis se desempeñó como vicario parroquial en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe de Santa María del Valle y de la Sagrada Familia, de Tepatitlán.
Sucesivamente fue designado párroco en la Parroquia de San Miguel Arcángel de San Miguel el Alto, en donde permaneció durante 8 años, de donde fue trasladado a la de San Juan Bautista, en la ciudad sede de la Diócesis, en la que permaneció durante 4 años.
Fue profesor de Teología Moral en el Seminario Mayor de la Diócesis, durante 19 años, desempeñándose, además, como Asesor Diocesano en Formación de Agentes, Asesor Diocesano en Vicaría de Laicos o Comisión de Promoción de Laicos, y Asesor Diocesano en Música Litúrgica. Fue durante varios años, miembro del Equipo y del Consejo Diocesano de Pastoral, y ha formado parte del Colegio de Consultores, del Consejo Presbiteral y del Consejo de Asuntos Económicos, de su Diócesis.
Del 14 de mayo de 2008 a Enero del 2010, se desempeñó como Vicario General de la Diócesis de San Juan de los Lagos.
El 25 de enero del 2010 fue Consagrado Obispo y desde entonces hasta la fecha Obispo de la Diócesis de Tenancingo.

SIGNIFICADO DEL ESCUDO

EscudoLema: «EN EL NOMBRE DEL SEÑOR»: «IN NOMINE DOMINI»:
Como es Dios quien llama al Obispo para servir a su Iglesia,
en su nombre, es decir, con la fuerza de su Espíritu de Amor,
predicará, santificará y gobernará al Pueblo que se le confía..

El escudo presenta tres campos:

Uno en la parte superior (el central),
Y dos en la parte inferior (a la izquierda y a la derecha).

La Cruz, que se encuentra en la parte central superior, significa la centralidad de la vida de la Iglesia Diocesana en Jesucristo, quien es y será el anuncio profético en la palabra, el ser y el testimonio de ésta. El santuario del Señor de Chalma, siendo icono cristológico en la región, es expresión ancestral y viva del Pueblo de Dios, en peregrinar constante hacia el Padre, por el Espíritu.

El monograma mariano y las rosas, que se encuentran en  la parte inferior izquierda, significan la devoción a María – religiosidad arraigada en el corazón de los pueblos que conforman esta Iglesia particular, y la floricultura, característica de la riqueza de la región y expresión de laboriosidad de su gente.

Los cinco panes y los dos peces, que se encuentran en la parte inferior derecha, representan la aportación generosa de aquel muchacho que los apóstoles presentan a Cristo, quien los multiplica (cfr. Jn 6,9). Significan que el Obispo y su Comunidad Diocesana ofrecen lo que son y tienen, para que Jesús multiplique abundantemente el pan de la Palabra y de la Eucaristía, y todos los dones que le presentan, a fin de hacer presente la vida nueva del Reino de Dios entre ellos y en el mundo.

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *