Nuestro Señor Jesucristo bajo las advocaciones del Señor de la Santa Veracruz en Sultepec y Señor del Perdón en Ixtapan

Nuestro Señor Jesucristo bajo las advocaciones del Señor de la Santa Veracruz en Sultepec y Señor del Perdón en Ixtapan

El día 23 de febrero en nuestra Diócesis celebramos la Misericordia que Dios nos da a través de Nuestro Señor Jesucristo bajo las advocaciones del Señor de la Santa Veracruz en Sultepec y Señor del Perdón en Ixtapan de la Sal. En este día reflexionemos de que queremos que Dios nos perdone e imploremos ese perdón tan necesario para nosotros.

Aquí algunas imágenes de la festividad del Señor del Perdón en la Parroquia de Ixtapan de la Sal, donde podemos admirar le portadas de los principales barrios y colonias así como la Monumental alfombra que nuestros hermanos de Huamantla, Tlaxcala artesanalmente elaboran anualmente y que es parte de su promesa y devoción a Cristo nuestro Señor.

Así fue la recepción de Monseñor Raúl Gómez González en Ixtapan de la Sal, con motivo de la festividad en honor del Señor del Perdón.

Alrededor del medio día de hoy, el pueblo de Ixtapan de la Sal e incluso algunos turistas internacionales asistieron a recibir con emoción a nuestro Obispo en medio de ovaciones, música, porras, danzas y aplausos.

El presbítero Eustolio González García, Párroco de Ixtapan, condujo a Monseñor por la calle 16 de septiembre desde la avenida Benito Juárez, caminaron sobre el tapete elaborado por los hermanos de Huamantla, Tlaxcala. Los artistas de este magna alfombra nos comentaron que siempre ven al Señor Obispo como si no quisiera pisarla, pero ellos se sienten contentos que lo haga, pues es un representante de Cristo en la tierra, “para eso es”: ellos afirman.

Los invitamos a ver algunas imágenes de estos inolvidables momentos.

Durante la Celebración Eucarística en Honor del Señor del Perdón en Ixtapan de la Sal, Monseñor Raúl Gómez hizo incapié en las palabras del Papa Francisco: “El nombre de Dios es misericordia”. Es decir nos sigue invitando a ser misericordiosos como el Padre y sobre todo aunque no sea fácil, pedir perdón y perdonar, a pesar de la desgracia, del dolor.

Al finalizar la Misa se compartió el pan y la sal con los asistentes.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *