La historia del incienso y por qué se usa en misa

La historia del incienso y por qué se usa en misa

Para mí, hay algo en el olor del incienso recién quemado inundando la iglesia que me resulta espiritualmente inspirador. Pero, ¿de dónde surgió el incienso y por qué lo empleamos? 

El uso del incienso en el culto religioso se remonta a más de 2000 años antes incluso de que empezara el cristianismo.

Su utilización ya está documentada en China antes del 2000 a. C. El comercio de incienso y especias era un importante factor económico entre Oriente y Occidente cuando las caravanas atravesaban la ruta del incienso por Oriente Medio desde Yemen y a través de Arabia Saudí. La ruta terminaba en Israel y era aquí por donde se introducía el incienso al Imperio romano.

Las religiones en el mundo occidental han empleado desde hace mucho tiempo el incienso en sus ceremonias. El incienso aparece en el Talmud y se menciona 170 veces en la Biblia. Por ejemplo, en Éxodo 30,1:

“Harás un altar para quemar el incienso…”.

La utilización del incienso en el culto judío continuó mucho después del comienzo del cristianismo y fue una influencia evidente en el uso de la Iglesia católica en las celebraciones litúrgicas.

La Iglesia considera la quema del incienso como una imagen de las oraciones de los fieles alzándose al Cielo. El simbolismo se menciona en Salmos 141,2: 

“Que mi oración suba hasta ti como el incienso, y mis manos en alto, como la ofrenda de la tarde”.

No hay un registro de un marco temporal específico que nos permita saber cuándo se introdujo el incienso en los servicios religiosos de la Iglesia.

No hay pruebas disponibles que muestren su uso durante los primeros cuatro siglos de la Iglesia, aunque hay referencias de su empleo en el Nuevo Testamento. Lucas, al inicio de su Evangelio, habla sobre el nacimiento de Juan Bautista y escribe:

Toda la asamblea del pueblo permanecía afuera, en oración, mientras se ofrecía el incienso. Entonces se le apareció el Ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías quedó desconcertado y tuvo miedo.

El incienso es un sacramental, utilizado para santificar, bendecir y venerar. El humo del incienso es símbolo del misterio de Dios Mismo.

A medida que se eleva, la imagen y el olor expresan la dulzura de la presencia de Nuestro Señor y refuerza cómo la misa se vincula con el Cielo y la Tierra, terminando en la mismísima presencia de Dios.

El humo también simboliza la intensa fe que debería llenarnos y su fragancia evoca la virtud cristiana.

La Instrucción General del Misal Romano (IGMR) permite el uso del incienso en diversos momentos durante la misa.

Cuando algo se inciensa, el turiferario balancea el incensario tres veces, lo cual representa las Tres Personas de la Santísima Trinidad.

Hay diferentes momentos durante la misa en los que puede emplearse el incienso:

  • durante la procesión de entrada,
  • al comienzo de la misa, para incensar el altar,
  • antes de la proclamación del Evangelio y
  • en la preparación de los dones, cuando están sobre el altar, para incensar las ofrendas, la cruz, el altar, al sacerdote y, finalmente, al pueblo.

Además, el incienso se emplea en los funerales tanto en la iglesia con el ataúd como en el cementerio. Se usa el Jueves Santo cuando el Santísimo está expuesto. Y durante la Vigilia Pascual, se colocan cinco granos de incienso en el Cirio Pascual. 

Para terminar, veamos lo que dice al respecto el libro de Apocalipsis 8,3-4:

Y vino otro Ángel que se ubicó junto al altar con un incensario de oro y recibió una gran cantidad de perfumes, para ofrecerlos junto con la oración de todos los santos, sobre el altar de oro que está delante del trono. Y el humo de los perfumes, junto con las oraciones de los santos, subió desde la mano del Ángel hasta la presencia de Dios.

En efecto, el uso del incienso tiene raíces profundas en nuestra tradición católica. 

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *