Homilía de Mons. Raúl Gómez al inicio de la tercera jornada de la peregrinación

Homilía de Mons. Raúl Gómez al inicio de la tercera jornada de la peregrinación

Es muy importante considerar lo que Jesús nos enseña y lo que nos hacen aprender… Jesús por todo lo que es Él (Dios y hombre, enviado del Padre) tiene la capacidad absoluta de decirnos todo lo que se debe hacer y cómo se debe hacer.

Hoy en el Evangelio de San Mateo nos habla de la importancia de hacer oración, nos hace saber que sólo puede ser una buena oración si lo hacemos desde el corazón y no sólo con los labios. No basta sólo decir palabras…

A veces cuando no tomamos con grande espíritu los signos, rituales lo que se acostumbra… puede hacernos caer en una especie de oración de solo palabras aprendidas, plegarias y palabras y palabras… dejando el sentimiento que va desde el corazón para entablar ese diálogo profundo con Dios.

Ustedes hermanos peregrinos en su caminar cuántas oraciones vendrán haciendo en el camino y oraciones que sin duda tienen un gran valor y que van diciendo con el corazón, plegarias a María, poniendo en ellas a su familia.

También es muy valiosa la oración en unidad, la oración con los hermanos durante su caminar hacia la basílica de Guadalupe, que cada palabra, cada expresión, cada cántico, cada porra que salga del corazón.

Jesús nos invita a hacer una oración especial que es “El Padre nuestro” oración que hemos aprendido desde niños, nos invita también a que aprendamos a pedir perdón y a perdonar, Él sabe que somos tardos para perdonar lo que nos hace el hermano, el amigo, el esposo, la esposa, el hijo, tenemos el corazón débil pero Jesús nos invita a perdonar.

Está peregrinación la pueden ofrecer como un acto de perdón, perdonando las ofensas de ayer, de hace un año. Cada jornada externen el perdón a los demás, que jornada tras jornada, paso a paso crezca ese deseo de perdonar a nuestros hermanos.

Jesús dice que si nos ofenden de forma errónea o con intención hay que perdonar no sólo una vez, sino 70 veces siete, perdonar siempre.

Que el señor nos de la gracia para recorrer estos kilómetros con una oración que salga desde el corazón.

(Al concluir la celebración, Mons. Raúl invitó a los peregrinos a permanecer en orden y obediencia a los organizadores y autoridades que vas resguardando los contingentes).

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *