Homilía de Mons. Raúl Gómez al inicio de la segunda jornada de la peregrinación

Homilía de Mons. Raúl Gómez al inicio de la segunda jornada de la peregrinación

El Señor no se cansa de invitarnos a ser mejores porque Él así lo quiere, como ustedes papás no se cansan  de decirle a sus hijos que cambien su manera de ser. Son sus indicaciones y se llenan de gusto cuando hay disponibilidad por parte de sus hijos o se suele de castigarles cuando no hacen bien las cosas.

Dios no se cansa de decirnos que hagamos bien las cosas. No hay que dejar de tomar en cuenta lo que el Señor  nos sigue pidiendo.

¡Sean santos como Dios es Santo! procuren hacer las cosas de manera santa. Dios no dejará de ver el esfuerzo que se hace para ser santos, como tampoco cuando nos alejamos de ese propósito, se puede hacer una vida santa asistiendo al hermano necesitado.

El Señor nos recuerda estar atentos para hacer con la ayuda al otro una vida santa. Así como lo hacen ustedes hermanos de Texuchulco con los hermanos peregrinos, con cada uno de los servicios que les ofrecen, desde hospedarlos en su casa. Sé que lo hacen porque ven en ellos a Jesús, Dios no dejará de recompensarles este gesto y nosotros seguiremos pidiendo por ustedes.

Y pedimos también a Dios que a ustedes peregrinos los siga acompañando en su caminar de esta peregrinación, que les favorezca en el clima para que les permite seguir caminando. Con esta celebración le hacemos saber a Dios que estamos pendientes de su enseñanza.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *