DOS DIÁCONOS UN REGALO PARA LA IGLESIA

DOS DIÁCONOS UN REGALO PARA LA IGLESIA
por
DOS DIÁCONOS UN REGALO PARA LA IGLESIA

DOS DIÁCONOS UN REGALO PARA LA IGLESIA

Diócesis de Tenancingo viernes 29 de mayo. El día de ayer la Iglesia presenció la celebración  de la ordenación de dos diáconos, dicha celebración se llevó a cabo en la Iglesia Catedral, contando con la participación de un buen numero de fieles provenientes de las diferentes parroquias de la Diócesis, no pudo faltar la participación de las hermanas y hermanos de la vida consagrada, jóvenes seminaristas y la presencia  de sacerdotes tanto de las diócesis de Toluca como de la diócesis de Atlacomulco que son una manifestación de la comunión de la Iglesia.

La Iglesia le agradece a Dios por este grandioso regalo de la ordenación de dos diáconos al servicio de la diócesis de Tenancingo; consagrados para seguir a Dios; consagrados para llevar su palabra; consagrados para guiar su rebaño;  consagrados e imitadores de Jesucristo buen pastor; ante todo consagrados para brindar un servicio de esperanza para los fieles. Portadores del Espíritu de Dios, de su amor y su verdad. Se les ha confiado la gracia de Dios, que derramarán en aquellos que la quieran recibir y aceptar en sus vidas. Con su testimonio invitaran a vivir su fe en medio de la realidad y gritaran al mundo la presencia de Dios vivo en sus vidas.

Enrique Zabala Bustos, Raymundo Calixto Rojas, por la imposición de manos de Mons. Raúl Gómez González son consagrados Diáconos. Diácono significa ministro o servidor. El diaconado tiene su origen de acuerdo a la tradición constante de la Iglesia Católica, la narración de Hechos 6, 1-6, que sirve de presentación al martirio de san Esteban, describe la institución inicial del oficio de diácono. Los apóstoles, para satisfacer las quejas de los judíos helenistas de que “sus viudas eran desatendidas en la asistencia cotidiana”, convocaron la asamblea de los discípulos y dijeron: “No está bien que nosotros abandonemos la palabra de Dios por servir a las mesas. Por tanto hermanos, buscad de entre vosotros a siete hombres, de buena fama, llenos de Espíritu y de saber, y los pondremos al frente de esa tarea; mientras que nosotros nos dedicamos a la oración y al ministerio de la palabra. La propuesta le pareció bien a toda la asamblea y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo (junto con otros seis allí nombrados). Los presentaron “a los apóstoles y, habiendo hecho oración, les impusieron las manos.”

Mons. Raúl Gómez González dio Gracias a Dios por este regalo para la Iglesia que atiende como pastor, agradeció a los papás, por el apoyo incondicional durante la formación y la toma de decisión para seguir el camino de Jesús de los nuevos diáconos. Manifestó también su agradecimiento a Raymundo y Enrique por la donación generosa de sí mismo para la Iglesia, y los invito a seguir trabajando por el reino de Dios como hasta ahora lo han venido haciendo en las parroquias donde actualmente prestan su servicio.

Llenos de alegría concluyeron la celebración, impartiendo su primera bendición a Mons. Raúl Gómez González a quien también dieron las gracias por hacerlos participes de la configuración con Jesucristo buen pastor a través de la orden del diaconado.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *