¿Cuándo se celebra el Adviento 2021?

¿Cuándo se celebra el Adviento 2021?
por

La Iglesia Católica propone antes del 25 de diciembre, fiesta de Navidad, un tiempo de preparación espiritual que abarca cuatro domingos. A este tiempo se le llama Adviento, que quiere decir “venida”. Durante este tiempo litúrgico nos unimos a la Santísima Virgen María en su espera de su Hijo Jesús, que ya lleva en su seno. Pero, ¿cuándo inicia y cuándo termina el Adviento 2021?

Este año 2020, el tiempo de Adviento va del domingo 28 de noviembre al jueves 24 de diciembre, en la víspera de Navidad.

La Corona de Navidad nos ayuda

La Corona de Adviento nos acompaña durante este tiempo, pues cada domingo encendemos una de sus cuatro velas.

La primera (color morado) se enciende el 1º Domingo de Adviento, que este año es el 28 de noviembre.

La segunda (color morada) se enciende el 2º Domingo de Adviento, que este año es el 5 de diciembre.

La tercera (color rosa) se enciende el 3º Domingo de Adviento, que este año es el 12 de diciembre.

la cuarta (color morado) se enciende el 4º Domingo de Adviento, que este año es el 19 de diciembre.

El 24 de diciembre, por la tarde-noche, se enciende el cirio que se encuentra en el centro de la Corona de Adviento.

Las lecturas bíblicas

En la Santa Misa de cada uno de los domingos de Adviento, el contenido de las lecturas nos ayuda a prepararnos para la gran solemnidad de la Navidad. Estas son las lecturas del Evangelio correspondientes a cada uno de los domingos de Adviento 2021.

1º Domingo de Adviento: 28 de noviembre.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (21,25-28.34-36):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, perplejas por el estruendo del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo serán sacudidas. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación. Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre”. Palabra del Señor

2º Domingo de Adviento: 5 de diciembre.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,1-6):
En el año decimoquinto del imperio del emperador Tiberio, siendo Poncio Pilato gobernador de Judea, y Herodes tetrarca de Galilea, y su hermano Felipe tretarca de Iturea y Traconítide, y Lisanio ttetrarca de Abilene, bajo el sumo sacerdocio de Anás y Caifás, vino la palabra de Dios sobre Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Y recorrió toda la comarca del Jordán, predicando un bautismo de conversión para perdón de los pecados, como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: “Voz del que grita en el desierto: Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos; los valles serán rellenados,
los montes y colinas serán rebajados; lo torcido será enderezado, lo escabroso será camino llano.
Y toda carne verá la salvación de Dios”. Palabra del Señor.

3º Domingo de Adviento: 12 de diciembre.

Lectura del santo evangelio según san Lucas (3,10-18):
En aquel tiempo, la gente preguntaba a Juan: “¿Entonces, qué debemos hacer?” Él contestaba:
“El que tenga dos túnicas, que comparta con el que no tiene; y el que tenga comida, haga lo mismo”. Vinieron también a bautizarse unos publicanos y le preguntaron: “Maestro, ¿qué debemos hacemos nosotros?” Él les contestó: “No exijáis más de lo establecido”. Unos soldados igualmente le preguntaban: “Y nosotros, ¿qué debemos hacer nosotros?”.  Él les contestó: “No hagáis extorsión ni os aprovechéis de nadie con falsas denuncias, sino contentaos con la paga”. Como el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan si no sería el Mesías, Juan les respondió dirigiéndose a todos: “Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego; en su mano tiene el bieldo para aventar su parva, reunir su trigo en el granero y quemar la paja en una hoguera que no se apaga”. Con estas y otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo el Evangelio. Palabra del Señor.

4º Domingo de Adviento: 19 de diciembre.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-45:

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: “¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.” Palabra del Señor

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *