¿Crees que eres un buen padre?

¿Crees que eres un buen padre?

Debido a su horario de trabajo, quizás más sobrecargado que el de las madres de familia, los padres pasan, en general, menos tiempo con sus hijos, pero los papás del siglo XXI aseguran que siguen estando presentes. Se implican en las tareas cotidianas dedicadas a los niños (vestirlos, bañarlos, darles de comer…), pero también en las actividades que ayudan a su progenie a descubrir otros horizontes (deportes, excursiones, museos…).

Su papel es complementario al de la madre: R. manifiesta que aporta a su hijo un amor quizás menos visceral, menos sentimental que el de su mujer. Sin duda es la razón por la cual es más probable que un padre desempeñe, si es necesario, la figura de autoridad o severidad, la que establece los límites.

A través del deporte, un padre transmite al hijo el concepto de autosuperación y el gusto por el riesgo… que no siempre es del agrado de las madres, aunque es necesario para el desarrollo de los niños.

Sus sentimientos sobre la paternidad

Para algunos, un nacimiento es un gran desbarajuste vital; para otros no. En el caso de los primeros, la pareja es la primera en resentirse. El marido y la esposa pasan menos tiempo juntos y la madre tal vez queda acaparada por el pequeño recién nacido y es menos atenta con su marido.

No obstante, según afirman los padres entrevistados*, la pareja se reforma en torno a una nueva solidaridad. Ambos están llamados a amar cada vez más a su cónyuge.

Pierre, padre de 2 hijos, que pronto serán 3, afirma: “Levantarse por la noche para el niño es también una manera de amar al otro”. La paternidad aporta además alegrías, que compartir como pareja, antes desconocidas, al tiempo que ayuda a tomar conciencia de la importancia de “trabajar” por ser una pareja unida, según explica otro padre.

Otro desbarajuste asociado a la paternidad: la concienciación de que son responsables de una vida. Esta nueva responsabilidad desplaza las prioridades que algunos padres se habían diseñado para sí y puede hacer surgir ciertas inquietudes: la dificultad para proteger al hijo, la incapacidad de aportarle todo lo que necesita para madurar ─tanto a nivel espiritual como material─, enfermedades, accidentes, etc.

Afortunadamente, la paternidad les aporta también muchísimas satisfacciones: las risas, los juegos, las primeras palabras, los abrazos después de una ausencia,… ver a sus hijos ganar autonomía, felices de vivir y de descubrir el mundo. Con qué orgullo hablan de sus hijos a sus compañeros de trabajo…

La herencia de los padres

Esto es lo que los padres de familia desean transmitir a sus hijos: valores, como la virtud, la bondad, la generosidad con los demás; un entorno estructurado; la aptitud de tomar decisiones responsables y de hacerse independientes; la capacidad de vivir como cristianos; la alegría de vivir, de aprender y de amar.

Los consejos de los padres a un futuro papá

  • Amar a su mujer.
  • Reforzar su relación como pareja.
  • Estar seguro de querer ser padre y no hacerlo únicamente por hacer feliz a su mujer.
  • Pasar momentos sencillos, pero de calidad, con los hijos.
  • Ser atento con los hijos, interesarse por su desarrollo, sus estudios; y saber estar presente cuando lo necesiten.
  • Saber reciclarse en relación a los cambios generacionales en los modelos de educación.

Muchísimas gracias a todos los padres que han respondido a mis preguntas, ¡sin ellos no habría sido capaz de redactar este artículo!

*Para la redacción de este artículo, he recibido una veintena de testimonios de padres, en su mayoría de entre 30 y 41 años.

Artículo originalmente publicado por Aleteia

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *