Ángelus del Papa: En cada persona humana está la huella de Dios

Ángelus del Papa: En cada persona humana está la huella de Dios

En la Natividad de san Juan Bautista el Santo Padre reflexionó sobre el misterio de la vida, la misión de los padres e invitó a meditar sobre el estado de ánimo de nuestra fe

Griselda Mutual – Ciudad del Vaticano

Como todos los domingos, a la hora del Ángelus, el Santo Padre Francisco se asomó a la ventana del Palacio Apostólico Pontificio para rezar junto con los fieles allí presentes la oración a la madre de Dios, e impartir su catequesis sobre el Evangelio del día, que hoy nos presenta el nacimiento de san Juan Bautista.

En la fiesta de san Juan, que la Iglesia católica celebra exactamente seis meses antes de la Navidad, el Romano Pontífice abordó el tema del misterio de la vida humana.

Dios no depende de la lógica humana

A partir del recorrido que realizó a través de las palabras del Evangelio de san Lucas, que narra la maravilla del nacimiento de Juan de padres ya ancianos, el Papa habló de la lógica de Dios, que “no depende” de la nuestra, ni tampoco de nuestra “limitada capacidad humana”:

“Hoy la liturgia nos invita a celebrar la fiesta de la Natividad de San Juan Bautista. Su nacimiento es el evento que ilumina la vida de sus padres Isabel y Zacarías, e incluye en la alegría y el estupor a parientes y vecinos. Estos ancianos padres habían soñado y preparado aquel día, pero ya no lo esperaban más: se sentían excluidos, humillados, decepcionados. Ante el anuncio del nacimiento de un hijo, Zacarías se quedó incrédulo, porque las leyes naturales no lo consentían, eran viejos, eran ancianos. En consecuencia el Señor lo dejó mudo durante todo el tiempo de la gestación: es una señal. Pero Dios no depende de nuestras lógicas y de nuestras limitadas capacidades humanas”.

Debemos aprender a confiar y a callar frente al misterio de Dios

Por esta última afirmación el Santo Padre indicó la necesidad de aprender a confiar y a callar frente el misterio de Dios, y de contemplar con humildad y silencio su obra, que se revela en la historia, porque , dijo, “nada es imposible para Dios”:

“Ahora que el evento se cumple, ahora que Isabel y Zacarías experimentan que ‘nada es imposible para Dios’, su alegría es grande. La hodierna página evangélica anuncia el nacimiento y luego se detiene en el momento de la imposición del nombre al niño. Isabel elige un nombre extraño a la tradición familiar y dice: “Se va a llamar Juan”, don gratuito e a este punto inesperado, porque Juan significa “Dios ha hecho la gracia”. Y este niño será heraldo, testigo de la gracia de Dios para los pobres que esperan con humilde fe su salvación. Zacarías confirma de forma inesperada la elección de ese nombre, escribiéndolo en una tablilla – porque era mudo – e «inmediatamente se le soltó la boca y la lengua» y empezó a hablar normalmente bendiciendo a Dios (V.66)”.

share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *